Visite mi página de Internet

Padres hasta el Final

La Crianza de Hijos Adultos para una Paz Mental y para su Rendición de Cuentas

Pensamiento del Viernes para Reflexionar: Otro tiroteo en una escuela… ¿por qué?

Publicado el November 7, 2014 | 0 comentarios

para Linda Herman, LMHC

Traducido para Lupe Hernandez

Otro tiroteo en una escuela… ¿por qué?

Los detalles del tiroteo de hoy aquí en el Estado de Washington aun están saliendo, así como las teorías sobre las razones por la violencia.  Los que están a favor del control de armas y los del movimiento contra la intimidación, ambos pueden avanzar su posición haciendo alusión a esta tragedia. Pero hay otra opinión sobre lo mismo que me gustaría que consideraran.

Lo que ha sido el tema común cuando se diseccionan estos tipos de incidentes es que los perpetradores se han sentido lastimados emocionalmente.  Se nos dice que ellos mismos han sido “victimas” de la intimidación y el rechazo.

De hecho, no puedo estar en desacuerdo.  Sin embargo, la mayoría de los jóvenes recuerdan incidentes de su infancia en donde ellos mismos han sido el blanco de algún tipo de intimidación.  Lo común entre aquellos que llevan acabo la violencia es su falta de habilidad para tolerar el dolor.  El joven responde al factor de estrés en su vida  lanzando latigazos a otros y a veces también así mismo.

Una de las mayores tareas en el desarrollo de la humanidad es aprender a controlar nuestras emociones.   Alguien puede ser una persona sobresaliente, un atleta talentoso y hasta el príncipe de la fiesta escolar, y sin embargo no puede tolerar su propio coraje por haber sido intimidado o rechazado.  Esta puede que sea la respuesta del “por qué” de lo que ocurrió hoy.

Mi madre tenia un dicho que me canse de escuchar cuando era pequeña: “No hay mal que dure cien años…”.  Sin embargo, el pistolero de hoy obviamente no creyó en esto.  Yo tampoco creía en ese dicho cuando, en mi juventud, trataba de enmendar mi corazón roto.  Pero, entre los consejos de mi madre, el apoyo de mis amistades, y el sentido de pertenecer a una familia, de alguna forma salí del fango.

Hoy en día, las cosas no son igual.

  • Los niños y los jóvenes con frecuencia se conectan más a sus teléfonos y a facebook que a su familia cercana.   Existen más oportunidades para descubrir a otros, o para que nos descubran en situaciones poco favorecedoras, y más oportunidades para la explotación.
  • La expectativa entre muchos es sentir que la felicidad es el estado normal;  algo inferior a esto significa que hay un problema que alguien más debe de corregir.
  • Vivimos en una sociedad con más cesura que tal vez cualquier otra época de nuestra historia. Los políticos han contribuido al la mentalidad “nosotros contra ustedes”, en donde un grupo se pone en contra del otro.  Es fácil sentirse aislado, y fácil sentirse que uno es la victima de alguien mas o de algún otro grupo.
  • Hemos elevando tanto el “arte” de sentirnos ofendidos que la gente tiene miedo de ser sinceros el uno al otro, como si el ofender a alguien fuera un crimen en sí mismo. Con frecuencia escuchamos que gente inocente ofende a alguien mientras tratan de ser sinceros en su opinión, solo para tener que pedir un sin numero de disculpas por su pecado de honestidad.

Este tipo de mentalidad arriba mencionada disminuye nuestra capacidad de poder enfrentar los estragos que la vida nos da a todos.

Por lo tanto ¿qué podemos hacer?

  • Averigüe como las escuelas ayudan a los niños a tolerar estos estragos, si es que lo están haciendo.
  • Limite las pláticas y los pensamientos que incitan a nuestros jóvenes a sentirse como victimas.  Desaliente las ideas que dividen a los individuos y a los grupos.
  • No ignore los sentimientos perturbadores, sino díganles a nuestros jóvenes que esto es una parte normal del crecimiento.  Háganles saber que podemos atravesar por situaciones difíciles.  Hablen sobre las diferentes maneras que pueden enfrentar esto. (Podemos vadear por contratiempos y aflicciones, pero no podemos darles la vuelta.)
  • Busquen la forma de mantenerse en contacto con sus seres queridos.
  • Sea aquella persona que le da confianza a su joven, quien transmite fe en su capacidad de sobrevivir  y de salir adelante.

Finalmente, mantenga a los difuntos y a los heridos del tiroteo de hoy en sus pensamientos y en sus oraciones.

 

Leave a Reply

Current day month ye@r *