Visite mi página de Internet

Padres hasta el Final

La Crianza de Hijos Adultos para una Paz Mental y para su Rendición de Cuentas

Pensamiento del Viernes para Reflexionar: Grandes Expectativas Parte II

Publicado el December 5, 2014 | 0 comentarios

por Linda Herman, LMHC

Traducido por Lupe Hernandez

Grandes Expectativas Parte II

Los terapeutas saben que la época navideña es una carga emocional para muchos.  Ven los jubilosos comerciales en la televisión, solo para pensar que sus propias vidas están lejos de ser perfectas.  Esto de seguro lleva a una desilusión, en especial para aquellos cuyas relaciones con la familia están, ya sea tensa o distanciada.  Para ofrecer un balance realístico a las promociones de los medios de comunicación, estoy volviendo a repasar mis Doce Verdades para Padres de Hijos Adultos los viernes hasta finales de año.

En el primero de la series de los seis blogs comenzando con el de la semana pasada, escribí sobre dos verdades: 1. El  amor no conquista todo.  2. El hacer más y más por los demás no traerá amor y ni respeto.

Hoy comparto 2 verdades más:

3. El amar y el querer a su hijo adulto no son la misma cosa.

Cuando nuestros hijos eran pequeños, en alguna ocasión tal vez les decíamos, “te amo, pero no me gusta tu comportamiento.”  Todos esperábamos que nuestros hijos captaran el mensaje de que podemos amarlos incondicionalmente, y aún así tener consecuencias del comportamiento inapropiado.  A veces, los padres me han confesado no querer a su hijo, cuando los comportamientos o los problemas estaban muy tensos.  La mayor parte del tiempo esto es temporal.  Todos los padres esperan el día en que todas las preocupaciones se resuelvan y puedan tener una relación de adulto-a-adulto con su hijo o hija.

Cuando esto ocurre es una bendición, y sentimos que los años de crianza han dado sus frutos.  Pero no todos los jóvenes siguen ese camino hacia la edad adulta.  A pesar de los mejores esfuerzos de los padres, es difícil convivir o querer, ya sea debido al choque entre personalidades o a  los comportamientos problemáticos, a algunos hijos adultos.  Esto puede que suene imposible para algunos de ustedes, pero no lo es para los padres cuyos hijos son injustos o participantes de mala conducta social.

No se apresuren a juzgar a los padres que admiten antipatía contra de su hijo (adulto).  Lo único que ellos desean es poder amar a ese hijo sin condiciones.  Tal vez lo mejor para los padres, no obstante, sería retirarse cuando su amor se encuentre con reacciones de insultos constantes, aunque sea un día festivo.

4. No es ni posible ni prudente tratar a todos sus hijos por igual todo el tiempo.

La temporada navideña está aquí y con dolor intentamos tratar a nuestros hijos con igualdad.  Queremos ser justos, y seguido esto significa gastar la misma cantidad en cada hijo. Tiene sentido, ¿verdad? Pero a veces surgen situaciones en donde no es fácil llegar a ese tipo decisiones.

Al igual que nuestros hijos crecen en entendimiento y en percepciones de la vida, también nosotros.  Un padre puede que se de cuenta que le ha dado “cosas” de más a su primer hijo al punto de que su joven se siente con derechos.  Viene el hermano menor que quiere las mismas cosas que su hermana mayor recibió. ¿Qué puede hacer el padre? ¿Seguir gastando imprudentemente en los hermanos, o poner en práctica lo que con tanta dificultad aprendió para poner un alto a lo que no funcionó?

¿Que tal si ha habido un cambio radical en las circunstancias familiares? Tal vez hubo una pérdida de trabajo o una jubilación que disminuyó el presupuesto familiar.  Puede que ya no tenga los recursos para dar como antes.  Trate de ir más allá de sentirse culpable – si es que se siente mal – y reconozca sus límites.

Finalmente, hay hijos que, debido a comportamientos severos, han aislado a su familia. ¿Continúa usted dándoles a ellos al mismo nivel que a los demás?  Use su buen juicio aquí.  De seguro usted no quiere dar la impresión de que ellos se pueden comportar como se les de la gana y que usted lo va a pasar por alto para siempre.

Es fácil disfrutar los días festivos cuando el amor y el respeto, entre los miembros de la familia y las amistades, son recíprocos.  Espero que hayan podido pasar el día de Acción de Gracias rodeados de sus seres queridos, y quienes también los aprecian.

Leave a Reply

Current day month ye@r *