Visite mi página de Internet

Padres hasta el Final

La Crianza de Hijos Adultos para una Paz Mental y para su Rendición de Cuentas

Pensamiento del Viernes para Reflexionar: Grandes Expectativas Parte III

Publicado el December 12, 2014 | 0 comentarios

por Linda Herman, LMHC

Traducido por Lupe Hernandez

Grandes Expectativas Parte III

Estamos en la temporada navideña.  Las expectativas para la diversión familiar y la convivencia puede que toquen su punto culminante en esta época del año.  Con vastas expectativas existe la posibilidad de una gran desilusión.  Como antídoto a la exageración de los medios de comunicación, estaré publicando mis Doce Verdades para los Padres de Hijos Adulto por los próximos seis viernes antes del Año Nuevo (dos por semana).

Hasta este momento, he hablado sobre las primeras cuatro:

  1. El  amor no lo  conquista todo. 
  2.  El hacer más y más por los demás no traerá amor ni respeto.     
  3.  El amar y el querer a su hijo adulto no son la misma cosa.
  4.     No es ni posible ni prudente tratar a todos sus hijos por igual todo el tiempo.

Hoy, vamos a ver dos más:

5. Incitar- culpabilidad  no mejora las  relaciones.

Si hay épocas durante el año cuando la gente siente más culpabilidad, los días festivos son o están al principio de la lista.  Muchos de nosotros cuando crecíamos  nos motivaba el fantasma que hacia “sentirnos culpables” si no visitábamos a ciertos parientes durante la temporada navideña.  Es maravilloso cuando los miembros de la familia logran unirse con un corazón abierto y con calidez hacia los demás, pero no siempre se da el caso.

Haga lo mejor posible de no motivar a sus amistades o familiares para hacer visitas o actividades, por medio de incitar culpabilidad.  Como dije en mi libro Padres hasta el final, “El esforzarse para hacer sentir a alguien culpable con el fin de influenciar en su comportamiento puede fomentar el cumplimiento, pero esto llega con desventajas obvias.  Siempre que usted silenciosamente tenga que avergonzar a alguien para que tome la acción que usted desea, gana la batalla, pero pierde la guerra.  Es mucho mejor tener una conversación honesta sobre sus necesidades, sus anhelos, y sus decepciones que disfrazar sus deseos por medio de indirectas.

Trate de tener en cuenta que sus necesidades y sus anhelos pueden diferir de las de los otros miembros de la familia.  Esto no significa que el uno o el otro este equivocado.  Un pacto, cuando sea posible, puede ser una forma eficaz para vincular los diferentes puntos de vista.6.   Los hijos adultos necesitan sentirse “escuchados” antes de escuchar.

6.   Los hijos adultos necesitan sentirse “escuchados” antes de escuchar.

De hecho, esto nos concierne a todos. Si de pronto se encuentra en una discusión acalorada con su hijo adulto (o con alguien mas), tendrá más oportunidad de resolver el conflicto si puede, por lo menos, reconocer el punto de vista de la otra persona.  Esto no significa que usted está de acuerdo con esa persona.  Sólo significa que ha escuchado y ha tomado en cuenta su opinión.  La mayoría de las veces eso es todo lo que se busca. He visto situaciones en donde el conflicto escala en el trabajo y termina en el tribunal cuando lo único que quería la parte ofendida era que sus pensamientos y sentimientos fueran reconocidos.

¿Tiene usted un hijo adulto desafiante o alguna otra persona importante que la va a visitar los días festivos? En lugar de esforzarse para tratar de convertir a esa persona a su punto de vista, ponga su energía haciéndole saber a esa persona que usted de verdad lo “escucha”.  Una vez más, de mi libro, “El simple hecho de reconocer la posición de alguien mas, aunque varíe de la nuestra, es un facilitador de gran alcance para la comunicación.

Como lo he dicho en blogs anteriores, la comunicación injuriosa y el mal comportamiento nunca son aceptables.

 

Leave a Reply

Current day month ye@r *