Visite mi página de Internet

Padres hasta el Final

La Crianza de Hijos Adultos para una Paz Mental y para su Rendición de Cuentas

Pensamiento del Viernes para Reflexionar: Grandes Expectativas Parte IV

Publicado el December 23, 2014 | 0 comentarios

por Linda Herman

Traducido por Lupe Hernandez

Grandes Expectativas Parte IV

Al acercarse los  días festivos, mis series, que presentan las Doce Verdades para los Padres de Hijos Adultos continúan.  En muchas familias, las expectativas para las convivencias exceden bastante de la realidad a lo que verdaderamente ocurre.  Cualquiera que sea su situación, puede que encuentre algún mérito considerando las “verdades” de mi libro, Padres Hasta el Final: Cómo la generación “Baby Boomer” Puede dar Crianza a sus Hijos para Tener Paz Mental, Fomentar la Responsabilidad en sus Hijos Adultos, y Mantener su Dinero que con Tanto Trabajo han Ganado.

Comenzando hace tres semanas, he presentado dos “verdades” por semana. Hasta ahora, he hablado sobre las siguientes seis:

  1. El  amor no lo  conquista todo. 
  2.  El hacer más y más por los demás no traerá amor ni respeto.
  3. 3.       El amar y el querer a su hijo adulto no son la misma cosa.
  4. 4.       No es ni posible ni prudente tratar a todos sus hijos por igual todo el tiempo.
  5. 5.       Incitar- culpabilidad  no mejora las  relaciones.
  6. Los hijos adultos necesitan sentirse “escuchados” antes de escuchar.

Aquí están las siguientes dos:

  1. A veces la cosa amorosa que debemos hacer por nuestros hijos, es dejarlos que experimenten las consecuencias desagradable.

Esta es una de las verdades más difíciles para los padres. Va en contra de nuestro instinto de criar y proteger a nuestros hijos.  Pero, como digo en mi libro, “Hay un tiempo para criar y un tiempo para hacerse a un lado, un tiempo para proteger y un tiempo para dejar que las consecuencias tomen sur curso como debe de ser.” Puede que no halla mejor lecciones en la vida que aquellas que aprendemos por medio de las consecuencias naturales.  Evitar permitir que nuestros hijos experimenten esto, impide su crecimiento.  Si usted paga la infracción por exceso de velocidad de su hijo, lo más probable es que continúe manejando con alta velocidad.  Deje que él lo pague por su cuenta para que sienta el pellizco en su cartera.  Eso sería una mejor disuasión que todos los sermones que usted le pueda dar sobre manejar más despacio.

Si rescatamos a nuestros hijos de todas las frustraciones de la vida, corremos el riesgo de interferir con sus habilidades de enfrentamiento. ¿Queremos que tengan expectativas ilusorias de la vida, por ej. que la “felicidad” debe ser la norma? Si esa es su creencia, están en camino hacia grandes decepciones.

  1. Usted no puede escoger a  la pareja de su hijo/a

A las personas se les recuerda esta verdad especialmente durante las festividades, cuando los miembros de la familia se juntan bajo un mismo techo.  Puede que a usted no le agrade la pareja/esposa de su hijo/a, pero respete su elección. En la mayoría de los casos, la lealtad hacia la pareja triunfa sobre preferencia de los padres.

Nuestros hijos nos dieron lecciones cuando eran pequeños.  Aún lo siguen haciendo. Un padre puede que aprenda a buscar lo positivo en alguien muy diferente a él mismo. A una madre puede que se le desmorone el estereotipo cuando se de cuenta que el joven que escogió su hija está lleno de tatuajes y perforaciones.  La mayoría de nosotros fingimos, por lo menos, querer que nuestros hijos sean individuales. No hay que castigarlos cuando afirmen su individualidad en su elección de pareja y en su estilo de vida.

Si usted piensa que su hijo/a es víctima de abuso en una relación, eso es otro asunto.  Sea directo sobre sus observaciones y sus preocupaciones.  Ofrezca su apoyo de cualquier manera posible, pero recuerde que la decisión de permanecer o retirarse de una relación abusiva es de él o de ella.

 

Leave a Reply

Current day month ye@r *