Visite mi página de Internet

Padres hasta el Final

La Crianza de Hijos Adultos para una Paz Mental y para su Rendición de Cuentas

Pensamiento del Viernes para Reflexionar: Es Su Trabajo Ser Realista, No Ser Bueno.

Publicado el August 29, 2014 | 0 comentarios

por Linda Herman

Traducido por Lupe Hernandez

 

Nota: ¡Este es mi mensaje número 100!

Es Su Trabajo Ser Realista, No Ser Bueno.

¿Qué? Esto no fue lo que aprendí cuando crecía.  Pensé que el ser una hija, una esposa, y una madre significaba ser una buena persona.  ¿No es así?

Para la mayoría de la gente, el ser bueno es fácil.  Para las mujeres en especial, valoramos la confluencia, esto es, llevarse bien, la unión.  El conflicto nos incomoda. En consecuencia, con mucho dolor hacemos lo posible para evitar el desacuerdo.

Quiero que me traten con amabilidad en mis actividades cotidianas, si estoy trabajando, cuando ando de compras, en mis citas con el doctor, en mis visitas con la familia y amistades.  La verdad es, sin embargo, que el ser bueno tiene su lugar y sus límites.  Las relaciones no se pueden sostener sin algo de conflicto y los medios para resolverlos.  El simple hecho de ser amable no conduce a las persona por los momentos difíciles de un matrimonio, de una amistad, o de la crianza de los hijos.  Les voy a poner un ejemplo fácil;  aquellos padres que son muy consentidores con sus hijos pueden fallar en ponerles límites a sus niños que les proporcionarán seguridad y lecciones sobre la vida.  No siempre podemos ser los amigos de nuestros hijos.  Tenemos que comunicarles mensajes que a veces no quiere escuchar.

Somos “reales” con nuestros hijos cuando establecemos limites apropiados, les damos sugerencia  (positiva y negativa), les permitimos experimentar las consecuencias naturales, y los hacemos responsables de sí mismos.  Cuando no les gusta lo que los padres tienen que decir,  seguido los niños pequeños los acusan de ser “malos.”  En la crianza de nuestros hijos se espera esto, por lo tanto, como les dije anteriormente, este es relativamente un ejemplo “fácil” de ser realista.

En nuestras relaciones con hijos adultos, esposos, parejas, o amistades, ser sincero puede ser un poco más difícil. Por lo tanto, podemos ser auténticos sin ser agresivos, reales sin ser destructivos.  De hecho, para mantener relaciones positivas, el buscar maneras de comunicar nuestros sentimientos profundos en una forma no destructiva, es fundamental.

He aquí algunas reflexiones de como ser genuinos en nuestras relaciones:

  • Cuando sienta temor de comunicar algo de importancia, piense en su objetivo.  ¿Quiere construir o derribar, estar más cerca o alejarse?  La mayoría de nosotros diríamos que queremos construir y acercarnos, pero nuestras acciones no siempre nos conducen hacia ese rumbo.  Tenemos que actuar con un enfoque constructivo.
  • La gente se preocupa de que van a herir a la persona con quien tienen un problema. Asegúrese de que usted le de un mensaje completo a esa persona.  Por ejemplo,  puede que usted le quiera hacer un comentario negativo a una amistad en el trabajo, pero usted no quiere que ella sienta que no le simpatiza o que no la aprecia.  Un mensaje “completo” puede incluir el mencionar lo agradable que es trabajar con ella, y que usted no desea estropear su amistad, pero que usted tiene que hablar sobre un asunto que le concierne.  Después hable sobre lo que le preocupa.

Toastmasters International proporciona a las personas excelentes habilidades evaluando los discursos de los demás.  Comienzan sus evaluaciones comentando sobre lo que les agradó;  hacen sus comentarios constructivos;  y terminas sus evaluaciones con una nota positiva.

  • Sea un buen oyente.  El escuchar es una gran parte de una comunicación eficaz. Asegúrese de reconocer el punto de vista y los sentimientos de la otra persona.  Esto no significa que usted tiene que estar de acuerdo con él.  En mi oficina, la queja principal que escucho en la terapia de parejas es que  uno o los dos no sienten que los escuchan o que son comprendidos por el otro.  Escuchar bien no significa saltar en seguida en defensa propia.  Significa escuchar sin juzgar la perspectiva, las creencias, o los sentimientos de la otra persona.

Siempre existe algún riesgo involucrado cuando somos francos con los demás, pero la sinceridad, transmitida cuidadosamente puede profundizar tanto la conversación como la relación.  Haga la prueba.

 

Leave a Reply

Current day month ye@r *